miércoles, 21 de septiembre de 2016

Cinco falsas creencias sobre el mundo del vino (que siempre surgen en una cata)

En las catas con clientes que dispensamos en nuestra bodega hay ciertas preguntas que son recurrentes. Son relativas a ciertos aspectos controvertidos sobre el mundo del vino y que por mucho que los profesionales del gremio han intentado erradicar, siguen incrustadas en el fuero interno de los consumidores a pesar de que su veracidad en más que cuestionable. Por eso voy a tratar de responder, de manera breve pero clara, a esas cinco cuestiones que nunca faltan en una cata de vinos que se precie.

1- Los blancos para el pescado y los tintos para la carne

Pues tenemos muchas probabilidades de acertar con esta premisa, pero como todo en la vida es relativo. El maridaje sirve para que durante una comida tengamos una mejor experiencia en la degustación de los alimentos y el vino, y al final, no tiene mayor secreto que hacer pruebas en busca de aquella combinación que pueda fructificar. El resumen más fácil sería que hay blancos para carnes y tintos para tomar con pescados. Sólo es cuestión de atreverse.

2- El vino mejora con los años

Las historias sobre botellas de vino antológicas que se venden por varios miles de euros han creado una falsa creencia sobre este tipo de vinos (la mayoría jamás serán descorchados). Prácticamente la totalidad de los vinos no puede consumirse en condiciones óptimas mas allá de los diez años desde que fue embotellado. Si ya está en el mercado es porque se considera que ya se puede beber y a partir de ahí son múltiples los factores que hacen envejecer bien a un vino.

3- Los vinos caros son los mejores

Es cierto que los productores que ven en sus manos un gran vino y que ha sido hecho con esfuerzo, intentan ver recompensados monetariamente esa entrega y existen vinos que valen autenticas obscenidades. Pero hoy en día, existen vinos de todos los precios que pueden satisfacer nuestras necesidades enológicas y es muy importante saber que el precio de los vinos responde en muchas ocasiones a factores externos al vino (exclusividad, publicidad, marketing, nichos de mercado....)

4- El tapón de rosca es para vinos de baja calidad

El tapón de corcho es un elemento dentro del mundo del vino que responde más a una liturgia que a una necesidad, pues está demostrado que el tapón de rosca es mucho más efectivo para los vinos jóvenes y aquellos destinados a consumir más pronto en el tiempo. El tapón de corcho sólo sería estrictamente necesario para vinos que van a tener un tiempo de guarda mayor, pues este material es poroso, y permite la oxigenación y una correcta maduración de los vinos en botella.

5- Las temperaturas del vino

Los tintos a temperatura de habitación y los blancos directamente de la nevera. Es un clásico. Pero pensad en que hoy en día con las climatizaciones que normalmente existen en las casas solemos tener nuestras viviendas a unos 20-25ºC. Y no digamos en verano. Si los bebiéramos a esas temperaturas nos resultarían demasiado alcohólicos. Por eso hay que perder el miedo a enfriar los vinos y siempre siguiendo una reglas muy sencillas.

jueves, 15 de septiembre de 2016

¿Y este vino se puede guardar?

Una pregunta recurrente en los consumidores de vino es el tiempo de guarda de los vinos y el momento óptimo de consumo de los mismos. Es un tema complicado si tenemos en cuenta la variedad de tipos de vino que existen y los diferentes canales por los que el vino se comercializa (supermercados, tiendas especializadas, puntos de venta gourmet, internet...). Yo, por mi parte, voy a intentar dar una serie de claves a la hora de valorar abrir una botella de vino antes o después en el tiempo y cómo podemos aprender a identificar cuando un vino puede tener posibilidades de guarda ó no.

El primer punto clave es diferenciar los vinos por su tiempo de añejamiento, es decir, existen los llamados "vinos de año" que deben ser consumidos en el año inmediatamente posterior a su vendimia o como mucho un año más y los vinos con algún tipo de paso por barrica que pueden ser consumidos en buenas condiciones por mucho más tiempo. Esto se debe a que los vinos blancos, rosados y algunos tintos jóvenes alcanzan su punto óptimo en botella unos meses después de haber sido embotellados y luego comienzan un rápido declive que les lleva a perder casi todas sus propiedades aromáticas. En cambio, los vinos que han sido sometidos a un tiempo de crianza tienen también un tiempo de maduración en botella y su punto óptimo de consumo es más prolongado. Después comienzan un declive más lento en el que empezaran a aflorar aromas indeseados.

Otro punto clave para identificar si un vino puede guardarse durante algún tiempo más es el color. En el caso de los blancos suelen abandonar su cola amarillo pajizo o limón para tomar tonalidades más cercanas al dorado o ambarinas que nos indican que ese vino debe ser consumido con prontitud. Si hablamos de vinos tintos jóvenes pasarán de tonalidades cercanas al violeta o púrpura a tornarse en vinos con mucha menos capa de color y con unos reflejos amarillentos. Los vinos rosados deben ser consumidos en año y medio como máximo porque son los que más pronto comienzan el declive en botella.

Y por último, es cada vez más usual que las contraetiquetas de las botellas contengan algo de información sobre el tiempo de consumo óptimo de los vinos. Es un dato bastante fiable pues los enólogos son las personas que mejor conocen sus propios vinos independientemente de los que la teoría nos diga. También los vendedores de las tiendas especializadas pueden aconsejarnos hasta cuando podemos esperar para descorchar una botella de vino con total garantía.

martes, 6 de septiembre de 2016

5 vinos para tomar en pareja

Que el vino desata pasiones está claro (a veces algunos se lo toman demasiado en serio), pero también es un perfecto acompañante para una noche en pareja en la que queremos conquistar un poco más (si es posible) a nuestra media naranja. El vino, a su manera, propone el juego de su servicio en la copa, su disfrute en el desarrollo de la cena y es la bebida perfecta para despertar una buena conversación entre dos personas. Y desde luego si somos capaces de tomarlo en su justa medida es el despertador ideal de una noche que habremos de recordar.


Aunque ahora no nos demos cuenta (cuarenta grados hoy en Zaragoza), el verano se nos escapa entre las manos y algunos tratarán de exprimir esas últimas noches de calor donde cenar en casa, al aire libre, es un autentico placer. Este moscato "made in Spain" es el perfecto aliado para esas noches románticas, elaborado por la cooperativa valenciana ANECOOP tiene solamente cinco grados de alcohol y puede significar el inicio de la chispa de la vida.



El cava rosado va ganando adeptos a pasos agigantados entre los consumidores. Es un cava fresco, frutal y elegante que se comporta con el perfecto transporte hacia una noche de pasión. Sus preferidos son los pescados y arroces, pero será igual de agradecido con cualquier tipo de plato (atención a las cocinas orientales). Perfecto acompañante de una buena conversación tras haber saciado el apetito, es el mejor amigo de los últimos calores estivales.





Este espumoso de valenciano no está en esta lista sólo por tener un nombre que hace referencia al gran libro de la sexualidad oriental. Este coupage de Macabeo y Chardonnay se está llevando este año las alabanzas de gran parte de la literatura enológica. Una autentica bomba de disfrute, ideal para cualquier momento de una mágica noche en pareja. Delicado, gustoso y con unos toques de panadería  que se deslizan sensualmente por nuestra boca.



Su irrupción en el mercado de los vinos rosados ha sido fulgurante y es que este varietal de Prieto Picudo es un vino diferente. Nos aparece engalanado con formato de perfume (tapón de cristal incluido), y en cuanto a sus propiedades es exuberante en nariz, dejando paso a la fruta en boca. Equilibrado y aterciopelado. Un vino que tiene el éxito asegurado en una vibrante noche en pareja.




Y porqué no todo van a ser blancos y rosados, os presento Romántica, elaborado por bodegas Vintae, un crianza de Ribera del Duero moderno, con alta presencia de la fruta por encima de la madera. Ideal para combinar con multitud de propuestas gastronómicas y con el punto justo de "vino serio" que no ahuyentará a las parejas más puristas. Una autentica inundación de placer sensorial que nos deja una nariz tremendamente aromática y en boca es fresco, elegante y amplio.

miércoles, 31 de agosto de 2016

5 Verdejos "de verdad"

Después del vino de Rioja, los vinos Verdejos de Rueda son los más consumidos de nuestro país. Es fácil encontrar vinos de esta variedad en las cartas de los restaurantes o en las tablas de vinos por copas de las tabernas a lo largo de España, pero con frecuencia estas referencias suelen ser bastante aburridas al paladar y con un perfil aromático exageradamente empalagoso. 

Por suerte, una cosa es la realidad de los bares y restaurantes en España, y otra muy diferente es la de los vinos de verdejo de gran valor que en los últimos años se están llevando las glorias de los grandes críticos en las guías y en los distintos premios a nivel nacional. Vinos con gran poder de atracción que  perduran en nuestra memoria y que se convierten en muchas ocasiones en vinos de cabecera cuando nos disponemos a pedir un vino blanco o nos acercamos a una tienda para llevarnos un vino a casa.

Os dejo con una pequeña lista de cinco Verdejos que podrían convertirse en ese vino blanco de referencia en vuestros paladares: